Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Radio Online

EN DIRECTO

Botones

“En Fresenius las horas no miden 100 minutos, sino 60”

 Yolanda Escribano, responsable de relaciones laborales, desmiente las acusaciones vertidas por UGT ante la Inspección Provincial de Trabajo y ACTUALIDAD ALMANZORA





Javier Irigaray / 25·11·2015

Tras la publicación en nuestro número anterior de la denuncia interpuesta por UGT ante la Inspección Provincial de Trabajo por una serie de irregularidades presuntamente cometidas por Fresenius Medical Care, compañía con la que el Servicio Andaluz de Salud mantiene un concierto para prestar el servicio de diálisis en Huércal Overa, la responsable de relaciones laborales de la mercantil, Yolanda Escribano, se ha puesto en contacto con esta redacción con la finalidad de desmontar el rosario de irregularidades que el sindicato puso en conocimiento de la justicia y la opinión pública.
Ante la extraña forma de medir las horas, de cien en cien minutos, que les achacaba el sindicato, Escribano aseguró con rotundidad que “nosotros no tenemos constancia de ningún error informático. Alguien ha debido interpretar mal algo tan sencillo como que 0,5 horas son 30 minutos. No sé si ha sido algún empleado o un responsable sindical, pero las horas en Fresenius miden 60 minutos, al igual que en el resto del mundo, y 5,5 horas significa 5 horas y 30 minutos”.
En relación a que la compañía no pagaba las horas extraordinarias por considerar que las 1.794 que estipula el convenio  “son un mínimo y no un máximo”, la responsable de la empresa aduce que “el convenio colectivo establece una jornada anual que el trabajador tiene que hacer. Ahí no hay nada que interpretar. La empresa nunca ha descontado nada a ningún trabajador por no haber alcanzado ese número de horas que marca el convenio y no ha sucedido jamás que se hayan echado horas de más, pero en el hipotético caso de que se diera, se compensarían. No hay exceso en el cómputo anual porque la jornada se va compensando para que eso no ocurra y, al final del año, todos los empleados trabajan exactamente el número de horas que fija el convenio”.
Tampoco reconoce Escribano, como denunciaba el sindicato, que se incumpla la normativa relativa al periodo obligado de descanso: “Que algún trabajador alcance las 50 horas trabajadas en una semana es algo que puede ocurrir de manera extraordinaria, pero eso no incumple ninguna normativa respecto al descanso obligatorio. El descanso mínimo entre jornadas ha de ser de, al menos, 12 horas y eso siempre lo han disfrutado todos los trabajadores. La distribución de la jornada es irregular. El centro de Huércal Overa sólo tiene actividad lunes, miércoles y viernes, el resto de la semana permanece cerrado. Aunque un empleado trabajara todos los turnos durante una jornada, siempre va a descansar el día siguiente, con lo cual, los descansos entre jornadas están más que garantizados, pero tampoco puede trabajar todos los días 16 horas, porque estaría sobrepasando el número anual de horas”.
Sobre los cambios de turnos “de un día para otro”, sin previo aviso, a los que se refería el representante de UGT, Juan Carlos Fenoy, la responsable de Fresenius Medical Care reconoce que “a pesar de la planificación del trabajo, siempre pueden darse casos de cambios sobrevenidos de manera extraordinaria e imprevista, pues puede enfermar algún empleado y habrá que solventar urgentemente esa contingencia para poder prestar el servicio programado al paciente, pero eso son circunstancias inesperadas, no la tónica normal. Los primeros que las entienden son los propios trabajadores y siempre se procura avisar, en la medida de lo posible, con los días de rigor que establece la normativa en materia de distribución irregular de la jornada”.
En cuanto a la acusación que hacía la Federación de Servicios Públicos del sindicato respecto al tiempo que dedican ‘gratuitamente’ los empleados a formación, Escribano afirmó con rotundidad que “las acciones formativas, las horas dedicadas a la formación de los trabajadores, siempre se computan como horas de trabajo. Lo que sí procuramos es que si un trabajador tiene que prestar servicio en sala, es decir, atender pacientes, un lunes, la formación la recibirá un martes o cualquier otro día que no tenga que tratar a ningún enfermo, es algo que puede entender cualquiera, pero hasta el último minuto de los sesenta que componen la hora se le computa al empleado como tiempo efectivo de trabajo. Otra cosa es que procuremos que la formación tenga lugar fuera de los horarios habituales, algo que hacemos para no interferir con la atención a los pacientes y por la disponibilidad de los servicios externos que imparten estas acciones formativas”.
Para Yolanda Escribano, las relaciones laborales en Fresenius Medical Care se desarrollan con total normalidad. “Sí hay un grupo de trabajadores que quieren que se revise un acuerdo vigente firmado hace unos años, y alguna reclamación puntual de reconocimiento de algunas horas... siempre existe algún matiz o alguna discrepancia en toda relación, también en la laboral, pero las que existen dentro de la empresa son de total normalidad. De hecho, los trabajadores me han dicho que han pedido a UGT que retire la denuncia y que ellos no conocían el contenido de la demanda porque no les consultaron antes de interponerla. parece ser que el sindicato les ha prometido retirarla”.
ACTUALIDAD ALMANZORA ha tenido acceso a un documento firmado por la práctica totalidad de la plantilla del centro (aparece suscrito por 15 firmas).
En el mismo, los firmantes afirman que la denuncia registrada por UGT el pasado 5 de octubre en la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social, “se interpuso sin consentimiento ni conocimiento de ninguna persona del centro de trabajo de Huércal Overa”.
En otro párrafo del mismo escrito, los empleados comunican que han recibido una notificación de los trabajadores del centro de Almería “desvinculándose de la citada denuncia”. 
  
“La denuncia se puso y se ha retirado a instancia de la plantilla”

El responsable en Almería de la Federación de Servicios Públicos de UGT, Juan Carlos Fenoy, confirmó a esta redacción que el sindicato desistió, a instancia de los trabajadores, en la denuncia que interpuso ante la Inspección Provincial de Trabajo, pero ha negado que los empleados desconocieran el contenido de la demanda, como afirman en el documento suscrito por la plantilla al que hemos tenido acceso.
Fenoy explicaba que “la denuncia respondía a los problemas que nos hizo llegar la plantilla y se puso por iniciativa de sus integrantes, del mismo modo que ahora se ha retirado porque, tras la aparición en la prensa, esos asuntos se han solventado, aunque seguimos defendiendo a los trabajadores en otros contenciosos, para los que vamos a solicitar una reunión con las partes para intentar llegar a acuerdos que eviten acciones más drásticas”. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...